El programa, en el que colaboraron nueve grupos de jóvenes lectores españoles y portugueses,
concluyó después de dos años de trabajo.
Durante dos cursos académicos, cientos de aficionados a leer disfrutaron de las mismas obras y
compartieron sus inquietudes a través de una plataforma de Internet.

El proyecto Lectibe vive, aunque sus actividades hayan terminado de manera oficial. Éste fue el
mensaje que transmitieron el diputado provincial de Educación, Félix Diego Peñarrubia, y el
coordinador del área en la Diputación albaceteña, David marchante.
Ambos comparecieron ante los medios para hacer balance de dos años de intensa colaboración y
trabajo entre España y Portugal para crear una red de clubes de lectura, integrada por jóvenes de
ambos países, de entre 14 y 17 años de edad, que fue posible gracias al uso de las nuevas
tecnologías de la información.
Los representantes de nuestro país fueron todos albaceteños, pues tomaron parte en Lectibe los
clubes de lectura del IES Tomás Navarro Tomás de Albacete; del IES Universidad Laboral de
Albacete; así como de las bibliotecas municipales de Tarazona de la Mancha, Hellín, Casas Ibáñez y
Mahora.
Por parte lusa, participaron en este programa el Centro Educativo Raúl Proença; el Ayuntamiento de
Caldas da Rainha, la Asociación Nacional para la Educación y Animación y el Instituto Politécnico
de Leiria. Además, como asesores del proyecto, intervinieron la Fundación Germán Sánchez
Ruipérez y la Biblioteca Pública del Estado de Albacete.
La mecánica de Lectibe es sencilla. A través de herramientas informáticas como una web
(www.lectibe.eu), se ponen en contacto clubes de lectura distantes entre sí, a los que se proponen
una serie de lecturas, en formato e-book, que se pueden cargar en dispositivos de lectura. El
funcionamiento de estos clubes fue posible con el apoyo de las comunidades escolares y de las
bibliotecas municipales. Además, cada cierto tiempo, se celebraban las llamadas 'movilidades', que
son encuentros entre los participantes del proyecto, de forma alterna; si una edición se hacía en
España, la siguientes era en Portugal.
De esta forma, y a lo largo de dos cursos académicos, jóvenes lectores españoles y portugueses,
leyeron los mismos libros electrónicos y compartieron sus impresiones a través de la plataforma
digital del proyecto. En cuanto a la última movilidad, tuvo lugar en mayo de 2014, en Tarazona de
la Mancha.
La colaboración europea, que supuso la inversión de algo más de 38.000 euros, terminó el pasado
mes de diciembre, a partir de ahora, y durante otros dos años más, con la intención de aprovechar al
máximo los recursos conseguidos, se ha puesto en marcha lo que se denomina 'sostenibilidad del
proyecto' consistente en el apoyo económico de la Diputación y la colaboración del Servicio
Periférico de Educación.
Lo que se busca es poner en práctica la experiencia adquirida, y aprovechar las herramientas y
destrezas para potenciar el trabajo de los clubes de lectura provinciales. Como punto de partida, se
trabajará con seis clubes que cuentan con 100 jóvenes lectores.

Adjuntos:
ArchivoDescripciónTamaño
Descargar este archivo (20150401_la_tribuna.pdf)Recorte de prensaRecorte de prensa230 kB

Escribir un comentario

Desde...

Aviso Legal | Política de CookiesEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Usamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Cookies utilizadas para el funcionamiento de este sitio. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookiesy.

  Acepto las cookies de este sitio
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk